¿Sabes cómo hacer una transición entre asfalto y tartam?

/¿Sabes cómo hacer una transición entre asfalto y tartam?

¿Sabes cómo hacer una transición entre asfalto y tartam?

Andreu Vicent Garcia 14 Nov 2015
Organizador País de Formaciones enDecathlon San Antonio de Benagéber

En los últimos años, debido a la fiebre del running, es muy normal ver a atletas que frecuentábamos la carrera en pista (tartam), corriendo por las calles y experimentando nuevas sensaciones en el asfalto.  Ahora bien, ¿conocemos a alguien que haya hecho la transición a la inversa? Lo cierto es que cada vez hay más atletas que corren en tartam y esto es debido a que muchos runners que solo corrían en asfalto encuentran grandes potenciales para llevarlos a la pista y lograr sus mejores marcas.
Aunque parezca que la transición es sencilla ya que la biomecánica de la carrera es muy similar en ambos casos, muchos runners “mueren” en el intento acarreando fuertes lesiones que en la mayoría de los casos son prevenibles. Y justamente es ese el motivo de esta entrada.

Para empezar, lo primero que tenemos que tener claro son las cualidades de nuestro terreno de juego y las principales diferencias que afectan directamente en nuestra carrera:

  • Asfalto: Es un terreno que puede variar mucho según su densidad, rugosidad y desnivel de la ruta. La densidad de este material va a determinar la dureza con la que vamos a sentir nuestros apoyos en la carrera.
    • Puede variar según el tipo de materiales, pero por norma general suele se 1,80g por mm cúbico. Salvo en casos de adaptación extrema al terreno (como podrían ser los corredores minimalistas), es necesario correr con zapatillas con un mínimo de amortiguación y prevenir problemas articulares.
    • La rugosidad es la variable que más diferencias puede generar. Para ello, el calzado debe estar dotado de un buen grip que de garantías de correr sobre mojado y un buen caucho que combinado con las cualidades del carbono logre una desgaste abrasivo optimo para la carrera.
    • A diferencia de las pista de atletismo, según la ruta que planifiquemos, es normal que encontremos desniveles. Esto lleva a correr con una técnica algo más de talón y por lo tanto que las zapatillas tiendan a tener un mínimo de drop.
  • Tartam (pista de atletismo): En este caso, aunque puede cambiar en pequeños matices determinantes en pruebas donde las marcas son precisas (saltos o velocidad), por lo general las cualidades son muy similares debido a que están reguladas por la IAAF.
    • La densidad es de 95g por mm cúbico, por lo que estamos hablando de un terreno neutro: ni muy duro ni muy blando. Por lo general, aunque ya se están utilizando otros materiales, están hechas de poliuretano para que los clavos tengan un buen agarre.
    • El material es muy rugoso para logar máximo agarre y al mismo tiempo evitar que se generen estancos de agua en caso de lluvia.
    • Cero desnivel: Son totalmente llanas. Para que esté homologada, se permite un margen de error de 2,5mm, lo que viene a ser el canto de un penique inglés.

pasar de correr en asfalto a tartam

Lo que realmente le afecta al atleta en la transición entre ambos terrenos es la fuerza de palanca que genera nuestras zancadas en combinación a nuestros apoyos, por lo que es evidente que el calzado, en este caso es el elemento fundamental que va a hacer que exijamos más a nuestro tren inferior muscular así como a todo el grupo de tendones que acompañan nuestra anatomía.

Para correr en tartam utilizamos de normal zapatillas de clavos que nos ayudan a convertir nuestra fuerza en energía cinética, por lo tanto vamos a ser más rápidos que en asfalto, y justamente este es el gran riesgo al que estamos expuestos.

La transición debe ser progresiva; lo más importante es empezar a sentir la dureza de la pista con unas zapatillas de running, y poco a poco ir introduciendo los clavos de forma progresiva en series cortas y poco exigentes.
Lo ideal es hacer los dos primeros meses con una longitud de clavos mínima y con mucho cuidado de realizar buenos calentamientos y estiramientos antes de poner nuestro cuerpo al máximo. Tenemos que tener la responsabilidad de utilizarlos solamente en momentos puntuales donde queremos sacar un plus de rendimiento, y no darle prisa al cuerpo a la adaptación. Para ello, es muy importante que realicemos circuitos de fitness y ejercicios de fuerza con gomas para fortalecer nuestros músculos y así tener menos riesgos de ruptura fibrilar o tendinitis prevenibles.

Y por supuesto, el mejor consejo que puedo darte es que empieces en algún grupo de entrenamiento adaptado a tu nivel y supervisado por un profesional, ya que te será mucho más sencillo regular tus ritmos y planificar bien tus entrenamientos.

¿Empezamos?

A sus puestos,listos, ¡GO!

Por | 2018-03-01T16:17:29+00:00 noviembre 14, 2015|Atletismo, Entrenamiento y técnica|1 comentario

Acerca del autor:

Andreu Vicent Garcia
Organizador País de Formaciones enDecathlon San Antonio de Benagéber

Un comentario

  1. Jean Antoine Chiconetti García 16/11/2015 en 0:23 - Responder

    Siempre he tenido la curiosidad de pasarme al tartán al menos combinarlo con el asfalto. Tomaré nota de vuestros consejos. Gracias por el aporte!!

    http://runningmiestilodevida.blogspot.com.es/
    #TULIMITESTAENQUENOHAYLIMITE

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar