El barefoot

/El barefoot

El barefoot

Saioa Elaso 18 Aug 2015
Apasionado del Running en Decathlon Capitol

Se abre la polémica con esta tendencia, ya que algunos la ven como una simple moda pasajera y, sin embargo, sus defensores se aferran al hecho de que corriendo descalzos mejoran su técnica de carrera e incluso la velocidad de sus salidas.

Es una tendencia que ha creado controversia, ya que a lo largo de muchos años las diferentes marcas han ido evolucionando las amortiguaciones de las zapatillas, las forma, el agarre, la sujeción del pie, el control de cada pisada, todo en busca del confort de la carrera, haciendo zapatillas específicas para cada corredor, para cada tipo de pisada y para el uso de dicha zapatilla y ahora tras todo estos estudios, para la evolución de las zapatillas aparecen los defensores de volver a correr descalzos como antes.

La realidad es que el cuerpo humano no fue diseñado biomecánicamente para correr con zapatillas con amortiguación y la realidad es que con ellas lo que hacemos es modificar la forma natural la pisada del corredor durante la carrera.

Al correr descalzo el apoyo del pie es sobre el antepié a diferencia que con las zapatillas la amortiguación nos obliga a caer sobre los talones.

En la mayoría de los casos, el calzado altera el ángulo natural de apoyo del pie, descalzos ese ángulo es igual a 0. Pero según el tipo de calzado, cuando llevamos zapatillas, nuestro pie apoya contra el suelo con cierto ángulo de inclinación, lo que a la larga se puede traducir en problemas de rodillas y en las caderas principalmente.

Al correr descalzo (sin amortiguación), obligamos a los músculos de los pies y de las piernas a trabajar para absorber el impacto, hacer la transición de la pisada, y lanzar el impulso.

Todo el tren inferior entra en juego, de forma que el ejercicio es más completo, y sobre todo, el esfuerzo está más distribuido.

Corriendo descalzo se fortalece mucho más la musculatura de piernas y pies y las dolencias y lesiones disminuyen, por el contrario sufriremos de rozaduras, ampollas, durezas e incluso pequeñas heridas si corremos por el duro asfalto de la ciudad. Podemos sufrir de dolores en el tendón de Aquiles y dolores e incluso lesiones plantares.
 Es habitual sufrir sobrecargas en los gemelos, puesto que trabajan más “estirados” de lo que están acostumbrados.

La polémica está servida, ahora sólo nos queda probar esta nueva tendencia para poder opinar sobre algo conocido, a nivel personal solo corro descalza en la playa y de forma esporádica y la verdad que me siento más segura cuando voy calzada con unas zapatillas de running, pero daré otra oportunidad este verano a esta técnica sobre el asfalto.

Y vosotros, ¿habéis probado esto del barefoot? ¿Cuál es vuestra opinión?

Fuentes:

http://www.landher.net/es/aula_formacion/cursos/material/barefoot-running-todo-lo-que-debes-saber/48

Por | 2018-03-01T16:28:06+00:00 agosto 18, 2015|Entrenamiento y técnica, Running|1 comentario

Acerca del autor:

Saioa Elaso
Apasionado del Running en Decathlon Capitol

Un comentario

  1. letri 18/10/2017 en 23:45 - Responder

    Yo alterno carrera en pista descalzo y salidas cortas de maximo 6km en asfalto con salidas calzado.
    Uso kalenji, desde las kiprun Ld y las xt para campo y estoy super contento. Eso sí a la espera de un calzado minimalista de kalenji.
    Un saludo!

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar